TRABAJAR COLABORATIVAMENTE

Podemos definir el trabajo colaborativo como los aportes y la participación que hace un individuo en un grupo el cual tiene un objetivo específico o en común. Esta metodología consiste en cultivar de una manera equitativa, asertiva y productiva nuevos conocimientos ya que permite demostrar la habilidad que tiene una persona para aportar ideas al equipo, siempre teniendo en cuenta que cada persona tiene aptitudes y saberes que pueden contribuir a cualquier proyecto o actividad.

También cabe señalar que a través de este método se logran distinguir las diferencias y puntos fuertes de los integrantes del grupo como individuos y como sociedad, lo que les permite adquirir nuevos conocimientos e ideas, logrando así sobrepasar los obstáculos que se presenten por medio de la resolución de conflictos en conjunto.

A pesar de tener un propósito en común, una herramienta indispensable para lograr un trabajo grupal ameno y eficaz, es el manejo de roles, para que así cada miembro del equipo consiga aprovechar al máximo sus capacidades y participe de manera activa en el camino a la meta trazada. De igual manera, para cumplir con los objetivos propuestos, otros factores importantes son el establecimiento de horarios por medio de la buena comunicación, co-evaluación, creatividad, respeto, responsabilidad y compromiso.

Consideramos que nuestro trabajo grupal es muestra de todo lo anterior, ya que, tras escuchar, aconsejar, adaptándonos al cambio y delegando tareas se logró de manera eficaz un aprendizaje colectivo donde compartir y colaborar son parte esencial de la labor, más específicamente para esta actividad, donde se establecieron los respectivos roles siendo así los papeles de coordinadora, comunicadora, moderadora y líder, siempre teniendo en cuenta que el trabajo colaborativo tiene un fin o propósito común, cultivando de manera equitativa y asertiva el conocimiento del bloque de estudio llegando a la conclusión de que se manejó un excelente trabajo colaborativo.

Se lograron las metas establecidas desarrollando un trabajo donde se evidenció un abundante grado de conocimiento y participación por parte de cada una de las integrantes del grupo.

En definitiva, la realización de trabajos colaborativos es fundamental para el crecimiento de una persona ya sea en el ámbito académico o laboral porque permite adquirir o mejorar habilidades comunicativas y de liderazgo además de permitirle mostrar sus habilidades y conocimientos de una o varias áreas, lo cual es un aporte indispensable y efectivo para cualquier proyecto.