ENSAYO - VERSIÓN FINAL

Análisis: El traductor en el mundo globalizado 

Es bien sabido que a lo largo de la historia la traducción ha ido de la mano del proceso de globalización permitiendo que gran variedad de comunidades y países logren compartir su cultura y dialecto al mundo, tal y como se afirma en Globalization 101 (2016): "La globalización es un proceso de interacción e integración entre individuos de diferentes naciones. Es un proceso en función del comercio y la inversión en el ámbito internacional, el cual cuenta con el respaldo de las tecnologías de información."

Cabe señalar que en la actualidad estos conceptos se encuentran altamente relacionados, y es por ello que nace la pregunta: ¿Qué pasaría si el mundo actualmente no considerara la traducción como una profesión que apoya los procesos de globalización?

Pero antes de pasar a analizar la pregunta, quisiéramos que se tuviera presente que el origen etimológico de la palabra traducir que viene del latín "traducere" que significa "pasar de un lado a otro." La palabra está compuesta por el prefijo trans- que significa "de un lado a otro" y ducere, "guiar, dirigir." Ducere proviene del indoeuropeo deuk, "guiar", y se puede encontrar en la palabra latina dux. (Translator, s.f.) y que consiste en "expresar en una lengua algo que se ha expresado anteriormente o que está escrito en otra diferente" (Definición ABC, 2017).

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos afirmar que la traducción ha formado parte del desarrollo de nuestra sociedad, hasta el punto de estar presente en culturas clásicas en las que el latín era el idioma predominante y llamada la "lengua de cultura".

Hoy en día, los idiomas han pasado a trascender más allá de la cultura, a pasar a formar parte esencial en las grandes multinacionales y las economías de los países que son actualmente denominados como "País potencia" que necesitan a gran escala la labor de un traductor (mediador) para lograr una exitosa comunicación y por supuesto, un auge continuo en sus negocios.

Un ejemplo significativo, son los TLC (tratados de libre comercio) los cuales se desarrollan entre países de diferentes lenguas, principalmente entre los mencionados anteriormente "país potencia", que generan más impacto a nivel económico, como Estados Unidos, Japón, Alemania, etc.; y aquellos que están denominados como tercermundistas o subdesarrollados. (Martínez, M. y Mora, D. 2012)

Otro punto importante, ha sido el impacto histórico-cultural en el cual muchas naciones se han visto enfrentadas, como afirma Martínez (2013):

"Normalmente cuando pensamos en los traductores jamás se nos ocurre pensar en el papel que estas figuras tuvieron a lo largo de los conflictos más importantes de la historia, sobre todo durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, cuando las confrontaciones alcanzaron un nivel internacional que necesitaba ciertas figuras presentes como los traductores y los intérpretes y que desempeñaban actividades que iban mucho más allá de la de eslabón comunicativo entre dos lenguas. La comunicación y el lenguaje tuvieron un papel fundamental a distintos niveles, como son la efectividad operacional, la comunicación en el frente y sobre todo, en la paz y el mantenimiento de la misma."

La lista es larga al contar en cuántos campos sociales, económicos, psicológicos y demás es de gran importancia la intervención de un traductor, no obstante, uno de los mayores impactos sería en el ámbito económico, puesto que los países desarrollados sufrirían una gran decadencia, no se lograría la comunicación a nivel global, se perderían las conexiones entre distintas culturas e incluso los avances tecnológicos se verían frenados debido a la falta de herramientas de publicidad en las diferentes lenguas.

Ya que, como referencia se tomó en los párrafos precedentes la importancia de un mediador durante uno de los eventos más importantes de nuestra era, la Primera Guerra Mundial, podemos señalar que durante los tiempos de guerra y desde mucho antes, era fundamental tener como aliado a una persona que hiciera posible comunicar lo que distintos países querían en ese momento; lo cual no es ajeno a estos tiempos, aún hoy en día se requiere una persona que sea capaz de expresar lo que otro país desea.

Cabe señalar que en la actualidad la gran mayoría de países son considerados capitalistas, por lo que buscan hacer negocios o tratados entre ellos, y por obvias razones ninguno quiere caer en recesión económica, por esa razón es que la relación siempre será necesaria y buscará una persona capaz de traducir y mediar las negociaciones (sin importar las barreras culturales) de manera concreta y eficaz.

Por otro lado, a pesar de que el inglés es considerado por muchos el idioma de los negocios, esto no se aplica necesariamente en todos los países del mundo, aún existen quienes prefieren hacerlo en su lengua natal, ya sea porque consideran que utilizan terminologías "especiales" en sus lenguas o simplemente consideran que de ésta manera es mucho más sencillo de exponer.

Sumado a esto, en la actualidad, con la gran variedad de avances e inventos tecnológicos, el papel del traductor se ha visto en crisis. Un ejemplo podría ser el de la compañía Waverly Labs que busca lanzar al mercado un novedoso audífono casi salido de la ficción llamado "The Pilot", un dispositivo que promete funcionar como traductor, afirmando que sólo se debe poner en los oídos y automáticamente comenzará a traducir otras lenguas como el inglés, francés, español e italiano. (Ibáñez, A. 2017)

Es increíble como estos nuevos inventos, a pesar de facilitar la vida de muchos, afectan altamente la labor de un traductor, pero ¿puede la tecnología reemplazar a un profesional de lenguas? Puesto que, como lo afirma el mismo equipo de Weaverly Labs, "El lenguaje nos permite conectar con otros seres humanos y construir un sentido de comunidad, más allá de las fronteras." el lenguaje es muy importante al momento de realizar una interacción entre dos o más personas de diferentes culturas.

No obstante como se menciona en el artículo El rol del traductor en un mundo en un mundo global (Blanco, 2010) "el reto para el traductor es justamente entrar en la cabeza del otro y contemplar la realidad desde la misma butaca", traducir no es solamente un proceso metódico que puede hacer cualquier máquina o gadget, es algo que de lo que solo es capaz un ser humano, ya que ninguna máquina, por más avanzada que sea, puede traducir o sostener una conversación con otra persona de forma directa incluyendo sentimientos y emociones, expresiones propias del idioma, entre otros.

Aunque exista una gran variedad de objetos tecnológicos que ayuden (o faciliten) la conversación entre más personas de diferentes culturas ninguno de ellos podrán transmitir la cultura en todos los campos que esta abarca, pues no sabe distinguir los ritos, tradiciones y palabras netamente culturales que se presentan a la hora de traducir.

En conclusión, el mundo actual no sería visto de la misma manera, pues como se ha evidenciado a lo largo de este escrito, el papel del traductor es de gran importancia en todos los ámbitos del ser humano y aún más en el mundo interconectado en el que nos encontramos; sin importar los avances tecnológicos que al parecer ha puesto en "decadencia" a esta labor, el papel de un traductor no puede ser reemplazado por ningún artefacto tecnológico, pues a pesar de brindar cierta "credibilidad" estos objetos no saben diferenciar conceptos culturales y emocionales que son parte esencial a la hora de traducir, y que por supuesto, un traductor logra distinguir.